martes, 27 de enero de 2009

Murakami y La importancia de la educación

¡Estoy leyendo un libro que me encanta! Kafka en la orilla, de Haruki Murakami, es el primer libro que leo de este autor, y aunque a veces creo que se le va un poco la pinza y encuentro hasta similitudes con un libro de Stephen King, hacía tiempo que un libro no me enganchaba, mucha tecnología poca novela, un error, un error.

Os dejo un fragmento del libro, aunque estoy apuntando unos cuantos :)

Habla una profesora sobre el poco júbilo que mostraba un alumno en clase al resolver cualquier problema, por más complicado que fuera.

"Con niños que tienen talento y, justamente porque lo tienen, los adultos que los rodean les van poniendo el listón cada vez más alto. Y suele pasar que esos niños, agobiados por los problemas reales que lees plantean, vayan perdiendo gradualmente el entusiasmo y la alegría lógicos ante la meta superada. Los niños que se encuentran en esos ámbitos pronto acaban encerrándose en sí mismos, escondiendo sus emociones genuinas. Y hace falta mucho tiempo y esfuerzo para lograr abrir de nuevo sus corazones. La mente de los niños es muy maleable y se puede moldear de muchas maneras. Pero una vez que se ha moldeado y endurecido cuesta mucho volver atrás. En la mayoría de los casos es imposible."




Actualización: ayer perdí el libro, podría decir que el libro ha sido sabio y ha seguido su camino... que otro lo leerá etc etc. Pero no! Lo perdí joder! Y ahora tardaré unas horas en poder seguir la lectura. Y adiós a todas mis hojas marcadas con apuntes a recordar.

3 comentarios:

daviz dijo...

me recuerda un poco a ese dicho que tanto hemos comentado, amic:
"la recompensa a un trabajo bien hecho es... más trabajo (y más, y más... y más..)".-

dí que sí! Menos tecnología y más literatura. un hurra honrando a Henry!!

malabarista infernal dijo...

Hurra

Raúl dijo...

Hace unas semanas me regalaron por mi cumple "Tokio Blues. Norwegian Wood". Me echaba un poco para atrás empezar a leer un libro de casi 400 páginas, pero la persona que me lo regaló me preguntó un par de veces, así que decidí empezar a leerlo.

En la contra venía una frase de un crítico de El País en el que advertía: "Al igual que los Beatles, crea adicción". Es cierto. Lo terminé en 4 días.

He dejado pasar un par de semanas para empezar con otro libro de Murakami y estaba entre "Kafka en la orilla" y "Sputnik, mi amor", pero ya me has quitado la duda.