lunes, 12 de enero de 2009

Las siete caras del dado

Una curiosa sensación me invadió cuando estaba viendo esta exposición de -creo que se califica como- arte surrealista: de repente me di cuenta que ¡estaba dentro de una Iglesia! Una iglesia reconvertida en sala de exposición. Laica. Un espacio moderno, lleno estos días de pinturas hiperrealistas de un movimiento de vanguardia catalán del que formó parte Antoni Tàpies.
"Dau al Set", el dado de siete caras, era una revista, o más que eso, un grupo de siete: pintores, poetas y un filósofo en la era de posguerra.
Lo que me sorprendió es que me di cuenta de que hay más formas que utilizar el patrimonio sacro para algo más que como altar con olor a rancio. Desde hace años que no me gusta visitar iglesias al uso, y no es parte de mi ateismo, que también; es que tengo la sensación de entrar en una cueva, oscura, fea, y con recuerdos por todos los lados a la gloria pasada, a riquezas formadas a golpe de intrigas, hegemonía ilegítima y .. ¿por qué no? A base de infundir miedo al personal.

¿Hora de la desamortización del tercer milenio? A quién no le gustaría utilizar la catedral como continente de la biblioteca municipal, teatro y sala de conciertos.


Por cierto, una exposición genial.

4 comentarios:

malabarista infernal dijo...

Tienes mi voto ya!!!!

Henry Gondorff dijo...

qué iglesia es amic? Yo descubrí el surrealismo hace un par de años y me encantó, incluida lo que significa: " intenta sobrepasar lo real impulsando con automatismo psíquico lo imaginario y lo irracional."

daviz dijo...

es la iglesia de la Pasion en la calle de la Pasion.
Me estoy dando cuenta cuenta que por lo menos tres de las salas de exposiciones de la Fundación Municipal de Cultura de esta ciudad, con todo lo que es, son iglesias!!

Anónimo dijo...

You have really great taste on catch article titles, even when you are not interested in this topic you push to read it