sábado, 22 de agosto de 2015

Caye 2015

Fantástico Caetano Veloso y Gilberto Gil.
Ayer en Sampa, mereció la pena el largo viaje hasta el fin del mundo.
Creo que, después de tantos años, aun no te he perdonado que no me dejaras comprar a los cambistas aquellas entradas para escuchar a Caetano en el Castro Alves de Salvador. ¡Eran doscientos míseros reales! Recuerdo la frustración de haberlas tenido en la mano, de haberte hecho caso, de dejarlas ir, la rabia silenciosa caminando por el corredor de la Vitoria, estallando por la ladera de la Barra después. Una secuencia que no debería repetirse, yo no debo.
Olvidando aquello, siempre tienes ideas geniales, y comprar entradas para el concierto de ayer fue sin duda una de ellas.
Aun tengo la piel de gallina, recordando la interpretación de Terra...

"Por más distante, ....el errante navegante, quien jamás te olvidaría...?"

Muchos recuerdos, sensaciones, guardados en esta música, todos de 2010, liberados de golpe por esta música vibrando en la oscuridad del Hall.
¿Como es posible tener "saudade", sentir falta, de las cosas que no has perdido?

martes, 18 de agosto de 2015

Cidade tatuada 2

Este grafiti y yo convivimos seis meses en San Paulo. Me alegra ver que aun esta en pie.
Siempre me pregunté si era una sirena una extraterrestre o qué demonios era. También siempre me pregunte aunque no quise saber que era lo que guardaban sus muros, una especie de hacienda de caserones antiguos.
Cosas del "romantismo". Mejor soñar lindo que saber mediocre.

lunes, 17 de agosto de 2015

Cidade tatuada

San Paulo, la ciudad tatuada.
Fea e inspiradora. En todos los rincones un graffiti interesante para ver. Unos feos, otros bonitos, otros destructivos y aquellos reivindicativos, y alguno, solo decorativo.

Es una maravilla caminar un domingo de sol a mediodía por las calles de Jardins, con ese aire de villa, casas bajas, alguna antigua, árboles, restaurantes, comercio, etc. Fuera de la realidad de la mayoría de la ciudad, supongo. La Avenida Paulista me parece una clara realidad e intrigante metáfora al mismo tiempo. Una línea del ecuador. Hacia el norte, cayendo por la ladera de Augusta, Belavista va perdiendo el lujo, aumentando las fachadas pintarrajeadas, mas cables colgando, aire mas denso, otra gente, hasta degradarse en el Centro. Al sur de la Paulista, la misma Rua Augusta pero arbolada y con predios de porte regio, comercios cuidados, grafittis bonitos, atravesando el Jardín Paulista hasta todo el glamour de Oscar Freyre.
Norte y Sur, totalmente diferentes a unos solos pasos. Polarizado como Brasil, social y geográficamente, racial y políticamente....

domingo, 16 de agosto de 2015

Domingo de Protesto

Día complicado en San Paulo, y en Brasil todo.
Manifestación convocada contra el gobierno del PT y por la destitución de Dilma Roussef.
Yo estaba paseando por la Avenida Paulista un bonito domingo soleado de invierno, pero ya salí del área porque no quiero que me cuenten como un manifestante más. El ambiente ya estaba caldeándose.
Como siempre en Brasil, todo polarizado al extremo. No se si estoy en contra o favor del PT, lo que si estoy seguro es que soy contrario a cualquier golpe, político o militar.
Como conversamos aquella noche de verano en Madrid, creo que lo razonable no es estar a favor o en contra de tal partido u otro, sino apoyar o criticar cada política especifica que se propone, y dejar de ver la política En términos generales como una hinchada donde seguimos al equipo de fútbol que escogemos en un momento dado, hagan cosas mal o bien.

sábado, 15 de agosto de 2015

Diez años sin escribir

No se si tendría animo para leer Ishiguro de nuevo. Aun pienso en Nunca me abandones y me dan escalofríos.

viernes, 14 de agosto de 2015

Where is my .... ?

Son tantas cartas que ya no caben en el Rincón donde las guardo. Me llevan a otro tiempo, casi, y a otro lugar, de seguro, y a una cierta calidez muy añorada.
Me alegro cuando veo ese caracol que se cuela por debajo de mi puerta algunas madrugadas. Me hace sonreír por la noche, al final del día, cuando te leo. 
Ayer perdí tu ultima carta, me dio mucha rabia porque aun no la había abierto. Se había escondido con las demás.

jueves, 13 de agosto de 2015

Los carritos de palomitas....

... me están pareciendo identitarios de las calles cariocas. Y pintorescos. Algo que, reconozco, no encuentro mucho en Rio y echo en falta.
Este estaba en la salida del cine Estaçao Botafogo. Otra seña de identidad más, el cine a pie de calle, que, espero, aun tarde en desaparecer.

martes, 11 de agosto de 2015

Son las personas mas inusitadas las que siempre nos sorprenden.

lunes, 10 de agosto de 2015

México, D.F. Veintidós de mayo, recuerdo numero cuatrocientos sesenta y tres. Aquella tarde llovió, dejó todo mojado. El centro histórico estaba mas bonito y cuidado que nunca. Transitado, vivo como siempre. Recuerdo las luces brillando a través de la lluvia. Nunca me gustó mojarme. Las luces en el Azul espectacular. Fue una noche especial, divertida. Descubriendo una aspecto de la ciudad que no conocía, saliendo por los antros del centro, bebimos, escuchamos música, vimos gente, gente nos vio. Hacía calor en los antros, música buenaza y no tan buena. Nunca vi cumbia bailada. Y como bailaban, los cabrones. Me dio envidia. Recordé, aunque no te lo dije, aquella vez que la señora de blanco nos sacó a bailar en Chiapas. Por dentro me reí mucho.
Cuando terminamos la noche recuerdo caminar por la Alameda Central. Las luces de las iglesias a lo largo de Hidalgo estaban mas bonitas todavía, luz amarilla sobre la piedra granate del centro. Me dio nostalgia del tiempo que soñaba con México, que vivía en mi suelo colorido y folclórico. Quería que la Alameda no se acabara nunca, porque era como en el sueño que yo había inventado para mi. No quiero ver la realidad, no me interesa.
Aun tengo tanto que escribir... Sobre lo que aprendí. No quiero que se disipe, sin más, como tantos otros. Y quiero otra noche en el D.F.

sábado, 8 de agosto de 2015

18 de mayo, Bogota. Recuerdo número trescientos catorce. En mi cabeza esta sonando continuamente La Llorona interpretada por un tal Depedro, su voz es un lenitivo. Arrastro melancolía por el Andres del centro comercial Santa Bárbara, que ni de tan colorido va a evitar que piense que se me va a romper el corazón en cualquier momento. ¿Cómo he podido caer en esa? Me siento un estupido, no haber aprendido nada en tantos años. Zap, clic. Al poco, es un avión pequeño rumbo a Quito, un día nublado, llueve, y ahora descendemos a un gran valle húmedo, con nubes esparramandose a ras. Y mientras aterrizamos, me regodeo en mi miseria autocompasiva con cierta felicidad agridulce y pienso que me lo tengo merecido. No se cuando voy a superarlo, pero en cierto modo, esa miseria reflexiva, experimentarla por una vez, me hace sentir bien.

"Ay de mi llorona..."

jueves, 6 de agosto de 2015

Divagando

Estaba investigando, leyendo divulgación, sobre el origen de la vida, moléculas, células. Leí que las mitocondrias, el motor de energía de las células debieron ser bacterias intrusas que simbiotizaron con la célula invadida, mas simplona. La anfitriona proporciona nutrientes y la bacteria mitocondria, la energía al metabolizarlos. Interesante: una infección entre microbios simples dio lugar a una microbio más complejo. Y por ahí, seguro que se fueron montando colonias organizadas y organismos complejos hasta llegar a un bicho que se viste y emite señales incoherentes por Whatsapp.
En esas, di con un artículo que explicaba que los virus causan enfermedades "involuntariamente" y que su finalidad es poder convivir con el anfitrión sin destruirlo, es decir, sin causar la enfermedad que lleva a la muerte del organismo. Esa condición solo se da hasta que el virus, mutando, consigue adaptarse y no ser dañino. Por lo visto convivimos con muchos virus y solo nos joden aquellos que nos invaden desde otras especies, hasta que consiguen adaptarse al nuevo anfitrión (ahora mismo solo me viene a la cabeza a un humano zoofilico importando de los chimpancés el VIH a la especie anormal que somos).
Siempre pensé en la analogía serhumano-tierra virus-host. Supongo que aun tenemos esperanza, mudar/mutar, adaptar nuestra civilización y dejar de llevar al planeta a su fin. Como ecosistema, porque como roca dando vueltas en la nada sideral esta claro que tenemos para rato, o al menos, no depende de nuestra virulencia.
Bien pensando una catástrofe de esas que diezmaran la población humana de la tierra parece hoy la única oportunidad de supervivencia que tiene el ser humano como especie.

miércoles, 5 de agosto de 2015

La gran balanza cósmica...
Cuando uno hace las cosas de corazón, la vida te las devuelve, eventualmente.
Cuando te mandé aquellos libros tontos, infantiles (pero que me hicieron soñar), jamás de los jamases se me ocurrió pensar que con el paso de los años me retribuirías, con un pedacito de -creo- melancolía capitalina. Y además, ¿ a quien no le hace ilusión recibir cartas y paquetes postales, a la antigua usanza? Gracias.
Estoy convencido de que hay amistades para siempre, y gente que nos seja una huella profunda, positiva.

martes, 4 de agosto de 2015

Cena en la favela Vidigal, que mira a la playa de Ipanema-Leblon. Favela sofisticada, frecuentada y "badalada".
El recuerdo impreso es sonoro, el continuo pasar de los moto-taxi arriba y abajo, subiendo y bajando la ladera de la montaña.
Las casas en torno a la calle principal parecen mas una Vila, un barrio de pueblo brasileño, todo cemento, eso si, y arriba, varios campos de fútbol, mucho comercio y bares, y vistas impresionantes al pico, y al mar.

lunes, 3 de agosto de 2015

Music at sunset

Música en la puesta de sol.
Ipanema beach.

domingo, 2 de agosto de 2015

Luna azul

Y nos quedamos como bobos intentando buscar el azul en la luz plateada de siempre.