jueves, 26 de marzo de 2009

A las madres de mayo

24 de marzo de 1976. El general del Ejercito Jorge Rafael Videla llevo a cabo un golpe de estado en Argentina, un golpe de estado de los de verdad, mas alla del tricornio y del "quieto todo el mundo", poniendo fin al gobierno de Isabelina, viuda de Peron, viudo a su vez de Evita. Desde ese dia y hasta el año 1983 se paso a un periodo de brutalidad y terrible depresion, en la que las fuerzas de seguridad recorrian el pais torturando y asesinando a todos aquellos izquierdistas no afines al poder. Este periodo se conoce como la guerra sucia, y se calcula que alrededor de 30.000 personas desaparecieron, muchas de las cuales acabaron en el fondo del oceano Atlantico, tal y como relato el antiguo capitan de la Marina Adolfo Scilingo en el libro El vuelo, de Horacio Verbitsky.
Fruto de la desesperacion de ver a sus hijos desaparecer, en 1977 un grupo de 14 madres se manifesto en la bonaerense plaza de Mayo, donde reside la Casa Rosada y las oficinas de la presidencia de la Republica Argentina, para reclarar informacion sobre sus hijos, dando origen a un movimiento que todavia hoy congrega a centenares de personas cada jueves en la busqueda de los culpables de aquella masacre.
El destino ha querido que precisamente 33 años despues de aquel 24 de marzo me encuentre en Buenos Aires, simplemente viendo los preparativos de lo que sera por la tarde la manifestacion popular en recuerdo de las victimas de aquella matanza, al igual que el mismo destino me permitio estar en La Paz el dia de la manifestacion por una nueva constitucion que refundara Bolivia. En el cruce entre 9 de julio y 25 de mayo he conocido a Conchi. Conchi es de Barcelona, tiene 86 años y segun me dice lo unico que tiene que agradecer a dios es haber conocido a su marido. A los 34 años emigro a Buenos Aires por 3 meses, y lleva aqui 52 años, porque segun me cuenta Argentina le dio la oportunidad que no le otorgo su pais. Despues de hablar un rato con ella, le pido que se haga una fotoconmigo. Ella orgullosa me dice que encantada, y coqueta me pide que no mire a la camara, que nos miremos a los ojos buscando un encuentro en el tiempo, un encuentro en la distancia que nos ha tocado vivir.

5 comentarios:

soñadora utópica dijo...

Que gozada... esos momentos son los que nunca se repiten. Aprovecha tu viaje al máximo :-)

besos desde la lejanía

daviz dijo...

si, la verdad que tienes suerte con las casualidades y los viajes... o será quizas que da igual el viaje y el momento, siempre suceden cosas que nos maravillan, o al menos no nos pasan desapercibidas.
un abrazo -me temo que no nos vamos a ver "en el medio" ;)

RINCON OSCURO dijo...

qué envidia me da tu encuentro con esa mujer...Desde pequeña me han impactado las reuniones de esas madres de desaparecidos...

daviz dijo...

estoy pensando amic que lo tuyo son las manifestaciones!!! Antes me he cruzado con una en el centro de Bogotá, estudiantil, tildando al go bierno de opresor, pero no me ha quedado claro más allá de eso de qué iba... pero bueno, el caso es que me he acordado de ti!
abrazos

Anónimo dijo...

Qué viaje! viajes increíbles no sólo por lo que uno ve sino también por lo que siente.

Un besito y a disfrutar!!!!

Daviz, lo mismo para ti, un beso!!!