lunes, 6 de abril de 2009

El pájaro Dziu

Hacía mucho calor en la ciudad de México. El paseo desde donde me dejo el taxi de Jesús, desde Bellas Artes, hasta mi hotel en la Zona Rosa, fue más trabajoso de lo que pensaba. Con el calor, el sueño, el cambio de horas, el ligero soroche y el aire propio del DF, que a veces cuesta respirar, tardé más de lo que pensaba. Pero ayer era domingo, y la ciudad vibraba, repleta. La Alameda Central, Reforma, Bellas artes y el Zócalo estaban rebosando de gente, y en muchos rincones, estaban "estando sin más", paseando, o vete a saber qué haciendo. La enésima protesta campesina llegando a Cuauhtemoc, y al fondo, el edificio Reforma222 triangular, figura que para mi es símbolo de todo lo mexicano. La piramide rectángula de Reforma222  se distingue perfectamente desde el avión, según planea sobre el mar de ladrillo que invade el valle de Mexico hasta los  cerros, y más allá, con construcciones trepando por la ladera. 
Habíamos estado vagueando toda la mañana del domingo, y por la tarde nos pusimos en marcha. Me encantan los planes laxos que conducen a cualquier cosa menos lo que tenías pensando. Empezamos viendo el Museo de las Intervenciones, o de los traumas nacionales, como dice el bueno de Jesús- si os sirve de consuelo, amigos mexicanos, a nosotros los yankos y los gabachos también nos han dado por saco, minando el poco orgullo patrio peninsular  que la pobre identidad española aun (man)tenía.  Cuando no era una invasión ha sido una usurpación de territorios de ultramar, como Cuba o Filipinas. 

Acabando la tarde, el taxista que nos intentó llevar del museo a la cineteca nacional, nos dejó tirados a medio camino y terminamos en el Centro Nacional de Artes, un impresionante complejo de audiotorios y teatros que dudo - por desconocimiento- si existe, así de abierto, en Madrid o en Barcelona. Cogimos una entrada para una obra de teatro "El pájaro Dziu", una leyenda maya que me recordó a mis vacaciones chiapanecas y la cosmogonía prehispánica que Esquivel recoge en "Malinche". La entrada le costó el equivalente a 1,5 euros. 
"Ya ves, aquí la cultura casi la regalan y ni aun así", dijo Jesús. 

Me temo que eso pasa en todos los sitios.



3 comentarios:

Jesus dijo...

Ya ves, en DF desaparecieron los Aztecas para dar paso a la cultura de los IMECAS... asi que mientras estes por aqui continuaras "desintoxicandote" del aire puro vallisoletano, y tendras que abstenerte de comer en el suelo, a menos que quieras pescar una buena infección estomacal, ademas de la que de seguro esta prosperando en tu garganta y los ojos... no te preocupes, mas de 20 millones de personas sobreviven a eso con el dia a dia

daviz dijo...

la verdad es que me pica bastante la garganta y los ojos!! creo que necesito volverme a intoxicar un poco con el -espero- rico aire del Bajío! Hasta luego, DF.

Pd.. que es IMECA?

Jesus dijo...

Indice Metropolitano de Contaminación del Aire... cuando sobrepasa ciertos limites prohiben a la población realizar actividades al aire libre y recomiendan evitar salir a la calle