lunes, 18 de agosto de 2008

Escritos desde Picos


Picos de Europa

Inmenso y majestuoso
ante mí te alzas,
espléndido y hermoso
en tus valles me abrazas.

Por tus veredas me pierdo
ajeno al paso del tiempo,
en tus cimas encuentro
la paz que no siempre tengo.

Tú que tanto has vivido
y a tantos has visto pasar,..
ante tí me rindo
y me abandono a tu paz.

Y por si esto fuera poco
o hiciese falta sumar,
hasta tí siempre convoco
a la gente que quiero más...


El bos que de las hadas

Por el bosque de las hadas
me adentro ensimismado,
buscando entre las ramas
de árboles centenarios...

Buscando mis recuerdos
de los años infantiles,
me topo con un negro cuervo
que un mensaje me transmite.

En un lenguaje ya extinguido,
perdido en los anales del tiempo
me muestra donde van los amigos perdidos
y la materia de la que están hechos los sueños...

me explica que los duendes que busco
no visten gorros de corteza de árbol,
ni viven entre el musgo
ni miden menos de un palmo,

Se camuflan entre nosotros
y así es difícil distinguirlos,
no lo haremos por sus rostros
sino por sus ojos, por su brillo.

Si permanecemos atentos
y alerta estamos
encontraremos duendes y elfos
disfrazados de humanos.

Envueltos por su magia,
si abrimos los corazones,
recibiremos la gracia
de ser incluidos en sus canciones....

y cuando nuestro tiempo se extinga
volveremos a descansar a este bosque,
donde los duendes caminan
de la mano de los hombres....

2 comentarios:

Mónica dijo...

la segunda poesía es preciosa, me ha encantado. al final va a ser verdad q tienes un don ;-)
un besito hermanito..

Henry Gondorff dijo...

precisamente el otro día estuve en el bosque de las hadas con nuestro querido Ricardo.