martes, 7 de octubre de 2008

El llanto de Arwen

Muero en silencio
no hay lugar donde derramar mis lágrimas,
estériles mueren contra el viento,
la yerma tierra, huye de mis dádivas.

Con él se fueron mis sonetos,
mis carnes sangran de tristeza
el aire arrastra mis lamentos
que tejen un sudario en mi cabeza.

Su ausencia es tan presente como mi pena,
me abriga en las noches frías
me oculta la luna llena.

Ahoga en un suspiro mi deseo
me mata poco a poco cada día
me arrastra sin remedio hacia el averno.

Sin él ya no hay sol que me ilumine,
ni estrellas que acaricien mis cabellos,
sin él el cielo muere horrible
y la tierra se torna cementerio.

Ya no quiero eternidades
regadas de amarga soledad
me hundiré en los dominios de Hades
y buscaré en la noche mi verdad.

Que los bardos canten esta historia,
hilada con la seda del dolor,
que cuenten que por él perdí la gloria,
a cambio de su abrazo y de su amor....



Imágen tomada de: http://lluviayviento.blogdiario.com

2 comentarios:

Jessie dijo...

Ay, que poema tan triste, pero no te preocupes, que lo que no te mata te hace más fuerte, hasta te puede volver aún más fría y calculadora.

Escucha la voz de la axperiencia, sólo las mujeres fuertes somos las que salimos avante. Asíque, secáte tus lágrimas y odia a todo el mundo, empezando por ese que te hizo daño, y no solamente a vos, sino a todos los que querés, también defendelos de todo y de todos.

Uy, que cosas te digo, me dejé llevar.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

Mónica dijo...

es precioso.... me han entrado ganas d volver a ver el señor d los anillos :-D

un besito...