domingo, 12 de octubre de 2008

Despertando

De vuelta a Astorga. Empieza a gustarme. Ahora, tengo una sensación rara en la cabeza, no sé si es porque no acostumbro a quedarme solo en la casa familiar. Está nublado. O porque acabo de despertar, tal vez. Últimamente, esta casa es el escenario de nuevos puntos de vista.

Hace una semana, Malabarista y Valkiria estaban pasando el fin de semana con mis padres, aquí. Se puede decir que yo era prácticamente un observador, un observador gratamente sorprendido. Se oye silencio. Supongo que las circunstancias invitaban a ello. El pegamento tiene un papel menos participativo por cachavas. El resfriado de otoño no acompaña. Huele a tierra. Singular situación. Pero perfecta. Redescubres a la gente que quieres con los ojos que no son tuyos. Y eso, naturalmente, proporciona perspectivas más ricas.

Hoy. Amaneció después de llover, y todo esta verde y mojado desde la ventana de la cocina. Un café al lado del ordenador. Por la mañana, soy capaz de escribir antes de hablar. Mis padres acaban de largarse camino a Gijón a la entrevista con el guitarrista del Sueño de Morfeo –una historia que ya me habreis oído contar. Yo me quedo desayunando aquí. Despertando. Oigo pasar un coche. Esta noche tuve muchos sueños, sueños que me han hecho dar vueltas en la cama. Un peligroso viaje a la India. Con mis padres.Oigo pájaros afuera. Me ha dejado impreso esa sensación de alerta, de intranquilidad. El entorno era hostil. El día gris aquí es de lo más plácido. Recuerdo unos punzones de acero bien afilados. Quizás no fuera Delhi. Llevaba uno, puntiagudo, en la mano. Sería Lima, pues ayer estuvimos hablando de Lima. Y dos días antes, con Henry, Rómulo y Rincón. Mi padre quiere conocer los Andes, el camino del Inca. Henry se va hoy o mañana para allá. Vuela a Lima. El día de la Hispanidad. Mucha suerte, amic, disfrútalo.

4 comentarios:

malabarista infernal dijo...

Aventuras empiezan...caminos se encuentran......amigos se abrazan...
Bon voyage

Jessie dijo...

Por lo que decís y por las fotos, ese lugar debe ser muy agradable y pacífico.

El olor de la lluvia mixturado con la hierba lo has olido? es un olor maravilloso, como de campo fresco y fragante que es tan plácido, que me muero de las ganas de ir a hacer mis deberes del cole allá.

Además, seguro que estuviste con la gente que querés, entonces todo lo que te acabo de decir es seguramente algo que todo el mundo quiere: paz, y en ese lugar y con la gente que una quiere se puede lograr.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

RINCON OSCURO dijo...

eres aforunado por tener un sitio propio y familiar como válvula de escape. Sigue disfrutándolo.

daviz dijo...

gracias, amigos, sí, en efecto es un buen rincón :) de paz.
Jessie, bienvenida.
La primera foto es mi sitio familiar, pero la otra no, es Lima, la Plaza de Armas, y te aseguro que pacífico lo que es pacífico no es :) como te puedes imaginar.

Estoy deseando que Henry haga un post desde el Perú ya!