martes, 16 de marzo de 2010

Y crucé el umbral

"Por este acto, la compareciente [o sea yo], advertida de las consecuencias de la apostasía [no me han explicado nada, no querrían gastar más tiempo en mí, supongo], se reafirma en el escrito en que manifestaba su voluntad de separarse de la Iglesia Católica, de lo cual yo como Notario doy fe. La compareciente queda así, desde el día de la fecha [o sea hoy 16-03-2010], desvinculada de cualquier relación con la Iglesia Católica y liberada de los derechos y deberes correspondientes".
Y sólo me ha llevado 10 escasos minutos. Si es que a veces no hacemos lo que pensamos por nuestras perezas y trabas mentales. (Apóstata a la edad de Cristo, je, je).

3 comentarios:

daviz dijo...

enhorabuena!

Henry Gondorff dijo...

márcanos el camino! hay que ir a un notario? Enhorabuena :-)

malabarista infernal dijo...

bien hecho, cuando vaya hablaremos a ver si podemos quitarles un poco de plata a esos mamones