domingo, 22 de febrero de 2009

Espeluznante

Otro fin de semana dedicado a trabajar, a tareas de la profesión que no llenan, y con esa desazonadora sensación de ciclo; la arena-tiempo que se escurre por los dedos, esta vez sin notar los granos fluir por la piel de las manos, y la mente ocupada en el siguiente hito.
Con la intención de desbloquearlo, se me ha ocurrido la mala idea de ver a Francisco Panceta. Y es que un tipo que postula principios misantrópicos, existenciales y profundamente desmitificadores del hombre como algo más que una confluencia de huesos y carne, pues no anima precisamente el día.

En concreto, esta pintura me ha causado inquietud. Malestar, de hecho, al leer la explicación.


Una distorsión de una escultura de Miguel Ángel, en la que Bacon presenta a la figura en cuclillas, tensa, entregada a una actividad indefinida, agarrado como puede a una baranda, que le rodea, le limita. Y encima, le encajonan en un cubo-jaula. Lo inquietante es que la figura es casi translúcida, se desvanece, mientras que las aristas y barras metálicas -la jaula- están perfectamente definidas.

Una metáfora brillante.












"El Papa Inocencio X" por Velázquez


"One of the major messages that Bacon tries to convey in his work is the misanthropic idea that all humans are simply parasites upon the earth and that we have false illusions of supremacy over all other living things"


"Inocencio X" por Bacon

2 comentarios:

G Velázquez dijo...

esas imágenes realmente perturban...

saludotes

Henry Gondorff dijo...

Francisco Panceta :D