lunes, 30 de junio de 2008

Felicididades


Muchas veces el "deporte rey" sirve de catalizador de la rabia y la amargura de muchos, y con ello ensucia los principios con los que se creo cualquier deporte.
Celebrémos pues que esta vez fue fiel a su condición, premio el esfuerzo, el sacrificio, la juventud y el talento.
Y nos hizo a todos disfrutar, Gracias campeones.

3 comentarios:

Henry Gondorff dijo...

Ole, ole y ole. Qué carajo, me ha encantado ver la marea roja por Barcelona! La ciudad estuvo loca durante un buen rato!

Romulo dijo...

Yo he disfrutado un montón; bonito resulta ver como el fútbol úne a tantos millones d epersonas en un sentir común. Recital tras recital.

¡ Que viva España !

peligrossa´maríha dijo...

Hasta el moño de ver banderas de España con un toro enorme en ellas por Granada, ¿pero por qué coño se ha puesto tan de moda el dichoso toro? ¿Tan orgullosa está la gente de que en España se asesine a estos animales y encima se goce con el derrame de su sangre?...¿Coño tiene que ver el fútbol con los toros!!!
Aparte me deprime que la gente sólo sea capaz de sentir semejante euforia comunitaria por el deporte.
No necesito bozal, je, me da más pena que otra cosa ver en que vuelca la gente tanta de su energía, tan necesaria para otras cosas...