miércoles, 11 de junio de 2008

Soñando caminos


El camino hacia la felicidad
yo que sé donde coño está,
el camino hacia la verdad,
andará en el mismo lugar.

Que manía con machacar
durante la tierna edad,
que manía con cercenar
los sueños de cada cuál.

"Hay que hacerlo como Dios manda"
decía el capellán,
"Eso son cosas de críos"
decía tu papá.

"A ver cuándo de una vez
empiezas a madurar"
"se acabó la diversión,
hazte hombre y a currar" .

Y tú, obediente,
aceptabas sin rechistar,
seguías lo que decían,
sin saber hacia donde irás.

Pues bien, amigos maduros,
ya son 30, y sigo igual,
sin saber porque hay que ser duro,
sin saber que coño es madurar.

Jugando con "pelotitas",
llamandome malabar,
soñando con tonterías
impropias de mi edad.

Al fin he descubierto,
el camino que quiero andar,
y no es hacia la edad adulta,
lo que quiero es "involucionar".

Soñar con castillos y valkirias,
soñar que puedo volar,
vivir dentro de mis sueños,
y mis sueños gobernar.

Rodearme de otros inmaduros
que tampoco quieran balar,
vivir soñando en el mundo,
y el mundo cambiar.

1 comentario:

LETICIA dijo...

Hola¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Me encanta, la verdad es que tiene toda la razón. Y el dicho ese de cuando seas padres omeras huevos fritos..... CABRONES. Por dejarme guar, a veces siento que he perdido esa inocencia que tanto añoro, esa valentía que tienes porque nadie te ha dicho que no puedes conseguirlo; el disfrutar jugando, jo como echo de menos jugar, reir, soñar, bailar (hace tiempo que no lo hago).....